30 nov. 2015

Beso robado & Misión Utopía #7: Ana, 23

Aquel día él no fue a clase. Algunos compañeros tampoco fueron con la excusa de la resaca del jueves universitario. Pero, nos gustara o no, los viernes había clase y debíamos asistir, aunque fuera con ojeras y sin ganas, y él eso lo sabía. Seguro que le había pasado algo más. Le hablé por el móvil un par de veces y no me contestó. Ya eran las doce, debería haberse despertado, tampoco acabamos tan tarde la fiesta... Decido ir a su casa. Total, tengo que pasar por su portal sí o sí para ir al supermercado. Solo espero que no se haya enfadado por lo de anoche... Me salió solo, sin pensar. Le tenía ahí delante, los dos sentados en un banco mientras el resto de la clase hacían los gilipollas por la calle. Era como si ese beso hubiera estado escrito y él ya no podía hacer nada para borrarlo. Pero, aún así, tenía que comprobar si se había molestado o no.
Presiono el timbre, me abre su hermano.
-Está en su habitación. No ha salido en todo el día.
-Vale, gracias.
Toco a la puerta. No contesta. Decido abrir lentamente la puerta y le veo tumbado en su cama, mirando al techo.
-¿Se puede? -pregunto tímidamente.
Él asiente con la cabeza y con pasos vacilantes me siento en a silla del escritorio.
-¿Qué tal?
-Bien -contesta.
Yo no sé que más decir... pero cuando estoy a punto de abrir la boca para decir cualquier tontería para intentar romper el hielo él continúa.
-Estaba pensando... anoche fue genial.
-¿En serio? -¿beso incluído? Me hubiera gustado añadir, pero habría sido demasiado descarado.
-Solo faltó una cosa. Bailé con muchas chicas anoche.
-Sí, se te veía a gusto -no quería recordar todas esas escenas de él divirtiéndose con todo el mundo menos conmigo.
-Sí, me encanta bailar. Pero, estaba pensando... no bailé contigo -diciendo esto se incorporó.
-Bueno, podremos bailar en la próxima fiesta.
-¿Y por qué no ahora? -me tiende su mano con una amplia sonrisa en la cara.
A mí nunca se me ha dado bien bailar, pero no puedo decirle que no a la persona de la que llevo tanto tiempo enamorado.

Escena de la película "Hoje eu quero voltar sozinho"

¡Hola, mis Utópic@s! Espero que os haya gustado este mini-relato basado en la película brasileña "Hoje eu quero voltar sozinho", que, por cierto, ¡es una de mis preferidas! Por si no sabéis de qué va, aquí os dejo el corto del que está sacado la película, ¡¡ES AMOR!!


Y, para terminar, continuamos con Misión Utopía. Esta vez quien ha compartido el Booktrailer de Utopía en las redes sociales y a quien le estoy infinitamente agradecida es Ana Vidal y, como creo que no tiene blog, pues os dejo su Twitter (que es por donde ha compartido el booktrailer) por si queréis seguirla, ¡a mí me encanta tenerla entre mis followers! @_AnaVidal7


¡Y esto es todo por hoy!
De verdad, mil gracias por darme tantos ánimos con los exámenes jaja en el de Ciencias saqué un cuatro sobre cuatro, ¡vuestro apoyo hizo efecto! Así que, de verdad, muchas gracias por hacerme más llevadero mi día a día y espero que tengáis un fantástico comienzo de semana :)
¡UN ABRAZO ENORME!

22 nov. 2015

Hate dreams & Misión Utopía #6: Cuento Adolescente

Los odio.
Esos abrazos que al despertar ya no están.
Esa voz que solo pregunta "¿qué tal?"
Esos ojos que miran embelesados a mi rival.
Esos labios que nunca me besarán.
Esas manos que nunca mi cintura agarrarán.
Esa respiración que no suena a mi compás.
Esas mariposas que por mí nunca volarán.
Y ese corazón que por mí nunca latirá.

Ilustraciones de Sara Herranz: el amor en los tiempos modernos - Librópatas:
Ilustración: Sara Herranz

¡Hola, mis Utópicos! ¿Cómo ha ido el fin de semana? Yo he vivido el fin de semana más atípico y divertido que recuerdo en mucho tiempo jaja lo he pasado casi todo el rato en el circuito de mi ciudad viviendo muy de cerca el Campeonato de la Comunidad Valenciana de Minimotos y Supermotard donde un amigo mío que hacía de mecánico de un niño me ha invitado a pasar todo el finde con él y su gente: pilotos, amigos, familia... y la verdad que lo he pasado como una enana! Hace años que estoy acostumbrada a tratar con pilotos y vivir los campeonatos dentro de boxes, pero no de esta manera tan cercana y divertida con tanta gente maja alrededor jaja ¡experiencia para repetir, sin duda! Lo único malo han sido el estudio de Ciencias Experimentales para el examen del martes y un sueño que me ha trastocado un poco los esquemas, tal como habéis podido comprobar con el poema jaja pero ya pasó ;)



Y, para terminar con la entrada, os traigo una nueva entrega de #MisiónUtopía después de unas entradas de descanso. Esta vez el blog que recomendó el Booktrailer de mi novela (¡casi hemos llegado a las 1.000 reproducciones!) ha sido "Cuento Adolescente" de Lifetime Swam, a quien le doy mil gracias por dedicarle un post al mismo :) Es un blog personal que, el único defecto que le encuentro es que no actualiza a menudo, porque por lo demás es fantástico, buenas reflexiones, palabras que da gusto leer e imágenes adecuadas. Una verdadera gozada leerlo, vaya ;) Así que pasaros y a ver si convencéis a esta chica de que actualice más a menudo porque su blog y su manera de escribir lo valen!

¡Esto ha sido todo por hoy! A lo mejor en la próxima entrada os enseño alguna fotito del fin de semana jaja pero ahora estoy muy cansada y hay que seguir estudiando jaja
¡Un abrazo y feliz fin de fin de semana & comienzo de semana! ;)

18 nov. 2015

Poeple are idiot

En clase, en casa, en todos lados siempre me dicen, "tienes que ver las noticias"
Entonces yo les hago caso, ¿y qué me encuentro?
Siria ataca Francia, Francia ataca Siria
La gente llora y reza por Francia,
a la gente se la suda Siria.
Y yo pienso, ¡¡¿¿ESTAMOS TODOS LOCOS!!??
A lo mejor es que soy demasiado inocente o demasiado buena
y que mi mente no conciba tanta estupidez humana,
pero me alegra saber que no soy la única que no da crédito a lo que está viendo por las noticias en pleno siglo XXI,
porque ya en la década de los 80 también había gente que no entendía el por qué de tanta maldad, intolerancia e incomprensión de los seres humanos para con otros seres humanos.



People are poeple so why should it be
You and I should get along so awfully
So we're different colours
And we're different creeds
And different people have different needs
It's obvious you hate me
Though I've done nothing wrong
I never even met you
So what could I have done
I can't understand
What makes a man
Hate another man
Help me understand
---Traducción---
Las personas son personas
¿Por qué, entonces tú y yo nos llevamos tan mal?
Somos de diferentes colores,
y de diferentes credos
Y las personas diferentes
tienen necesidades diferentes.
Es obvio que me odias
Aunque no hice nada malo,
Ni siquiera te conozco así que
¿Qué pude haber hecho?
No puedo entender
lo que hace que un hombre
odie a otro hombre
Ayúdame a entenderlo

¡Y esto es todo por hoy, mis Utópicos!
Siento no traeros nada más que mi pequeña reflexión/indignación y una canción del grupo favorito de mi padre jaja pero en la universidad ya empezamos con los trabajos y los exámenes a jugarnos la nota y no doy más de mí. Espero que aún así la entrada os haya gustado y a ver si no tardo en publicar otra un poco más elaborada ;)

¡Un abrazo a tod@s y a por la mitad de semana!


9 nov. 2015

El secreto de Wizland: Lección I

Lee el prólogo aquí.
Lee el capítulo uno aquí.

Cuando regresé a casa aquella mañana no le dije nada de lo que había descubierto a mis padres. Cada vez que intentaba sacar el tema de mi tía o de la magia, que normalmente solían ir de la mano, desviaban el rumbo de la conversación o ni si quiera me contestaban. Con esto no quiero dar la impresión de que mis padres no eran buenos padres, pero tampoco eran perfectos. Así que me limité a saludar y sentarme a comer como lo hacía siempre. Pero casi cuando estaba acabando de comerme una manzana sonó en mi móvil una llamada entrante. Miré la pantalla para ver quién era y, para mi sorpresa, ¡era Edmund! Lo cogí rápido y me dispuse a ir a mi habitación para hablar:

-¡Hola, Lizzy! -oigo al otro lado del aparato.
-Hola, ¿cómo has conseguido mi número?
-Estás en el grupo de WhatsApp de clase. Solo quería disculparme si esta mañana he sido un poco brusco contigo.
-No, tranquilo, no pasa nada... Soy yo que estos temas me sacan un poco de mis casillas, pero todo está bien, gracias.
-Me alegro porque se me había ocurrido una cosa que quizá te pueda interesar.
-¿Qué cosa?
-¿A ti te gustaría ir a Wizland y aprender a usar correctamente la magia?
-Nada me gustaría más que poder controlar mis poderes y relacionarme con gente que no me mirase como si yo fuera un bicho raro.
-Genial, en ese caso, yo me ofrezco a enseñarte todo lo necesario este invierno y primavera para que en verano puedas acceder a Wizland y no ir con los críos de 12 años, sino entrar directamente en algún curso más avanzado.
-¿Cómo?
-Si tú quieres, claro.
-Eh... ¡claro que quiero! Pero, no sé, me lo has dicho así tan de repente que estoy un pelín abrumada por todo lo que pueda venir.
-No te preocupes, yo ya estoy en último curso de magisterio mágico, así que creo que no me será difícil enseñarte. Aunque, claro, todo depende del grado de implicación y motivación que tengas, aunque un poco de talento auténtico nos sería de gran ayuda.
-¿Y cómo sabré si lo tengo?
-Ven a comer a mi casa mañana y por la tarde nos dedicamos a comprobarlo. Probaremos unos hechizos muy sencillos y después otros un poco más avanzados y, según se te den, comprobaremos cómo se te da la magia.
-Está bien, por probar... aunque no creo que a mis padres les guste esa idea.
-Pero tú tienes 19 años, ya eres mayor de edad y lo suficientemente madura para tomar tus propias decisiones. Está claro que si vives bajo su techo tienes que respetar sus normas, pero, fuera de él, ¿quién te impide hacer lo que quieras?
-¿Sabes? Puede que tengas razón. ¡Mañana comprobaremos cómo se me da la magia!
-¡Estupendo! Te espero en la salida de la facultad a la una en punto.
-¡Allí nos vemos! Ciao y gracias, de verdad.
-No hay de qué. ¡Hasta mañana!

[...]

-¡Hola! Perdón por la tardanza, es que el profesor de Ecología se emociona en seguida y exprime su clase hasta el último minuto -dije llegando al punto de encuentro con Edmund.
-No te preocupes. Vamos, mi piso está a cinco minutos de la universidad. Espero que te gusten los macarrones.
-¡Mucho! Por cierto, ¿estás seguro de que si me instruyes de aquí a verano me dejarán entrar en la escuela saltándome algún curso?
-Le he mandado un correo al director Lowes y le parece bien que yo te enseñe todo lo que pueda hasta que de comienzo el verano. Entonces él y algunos profesores más te harán un par de pruebas y decidirán en qué curso entrarás.
-¿Le has mandado una lechuza como en Harry Potter?
-¿Pero qué dices? ¿Te crees que esto es un cuento? Anda, vamos un poco más rápido. Lo mejor será que empecemos cuanto antes, la vida real es más dura que la de los mundos fantásticos y te aseguro que el director Lowes es mil veces más exigente que Dumbledore. Si no quieres ir a clase en verano con unos críos de trece años tendremos que trabajar mucho.
-¿Hasta dónde crees que puedo llegar?
-Bueno, eso depende del empeño que le pongas y en gran parte también depende de tu talento. En breves descubriremos si has heredado la habilidad de tu tía o si por el contrario te pareces más a tu madre, que veía la magia como un lastre para ella.
-¿Por qué sabes tanto de mi familia?
-Ya te lo dije, los anuarios. En ellos hay información sobre todos los estudiantes que han pasado por Wizland: sus gustos, sus puntos fuertes, los débiles, hobbies...
-¿Sabes qué le gustaba hacer a mi tía en su tiempo libre?
-Tu tía no tenía tiempo libre. Siempre estaba demasiado ocupada en encontrar ingredientes para sus pociones y en descubrir nuevas recetas.
-¿Eso también lo pone en los anuarios?
-No, me lo dijo mi tío una Noche Buena en que se puso como una cuba. Se acercó a mí en plan maníaco-depresivo y me contó todas sus penas. A la mañana siguiente me hizo jurar que no se lo diría a nadie.
-Pues ya veo que tu palabra no vale mucho...
-Eh, contigo he hecho una excepción. Creo que tienes derecho a saber la verdad sobre tu familia.
-Gracias.
-Vamos, ya casi hemos llegado.

Leuven, Belgium:
Imagen sacada de Pinterest
Edd vivía en un edificio que por fuera se antojaba un poco antiguo, pero por dentro tenía pinta de haber sido reformado hace poco. Él vivía con otros dos chicos en la tercera planta. Nada más entrar por la puerta sus dos compañeros, Alberto y Adrián, me saludaron. Por suerte al convivir con Edmund desde hacía ya un mes se habían acostumbrado a la magia y me trataron con total normalidad.

Comimos los cuatro en la mesa del comedor y en cuanto terminamos Alberto y Adrián se marcharon a la universidad ya que tenían clase por la tarde. En ese momento Edmund recogió la mesa y puso en ella algunos objetos como probetas, frascos que no conseguía reconocer lo que contenían, un palo y un lápiz que partió en dos.

-Bien. Estos son los instrumentos con los que trabajaremos hoy. Con ellos nos haremos una idea de tu nivel mágico. Comencemos por algo sencillo. Ya que se te dan bien las ciencias, las medidas matemáticas y eso, lo primero que harás será crear un perfume.
-¿Con la probeta y esos líquidos?
-Exacto. Es muy sencillo. Verás, este frasco de aquí -dijo señalando uno que contenía un líquido transparente- solo contiene agua normal y corriente. Pero, este de aquí -continuó señalando al de la derecha- contiene odormix que, como su nombre indica, es un preparado que puede adoptar el olor que tú quieras al mezclarlo con agua. Lo único que tienes que hacer es verter 10 mililitros de odormix en el agua pensando o bien en un perfume que te guste o bien en como te gustaría que oliera un perfume. Si lo haces correctamente proyectando tus pensamientos al verter la mezcla, obtendrás una bonita fragancia, si no... bueno, con decirte que cuando estaba en primero en alguna clase tuvimos que usar máscaras anti-gas te lo digo todo.
-Eso no me tranquiliza mucho...
-No te preocupes, si te concentras bien y hechas la medida adecuada y luego lo remueves con este palo, no hay razón por la que tenga que salir mal.
-De acuerdo, allá voy...

Cogí el frasco del tal odormix y con mano un poco temblorosa y la atenta mirada de Edmund puesta en mí y cada uno de mis movimientos, calculé con las indicaciones numéricas de la probeta y vertí los 10 mililitros en el recipiente con agua intentando visualizar en mi mente una fragancia dulce pero intensa, una mezcla entre colonia de bebé y Chanel Nº5. Después lo removí con el palo que había a mi derecha y en un primer momento con comprobar que el palo no se derretía ni deshacía al estar en contacto con la mezcla yo ya me daba por satisfecha. Me alegraba ver que no había creado ácido ni nada radiactivo.

-Muy bien, así creo que es suficiente -me interrumpió Edmund cogiendo el recipiente con la mezcla-. Ahora comprobaremos si huele a rosas o a mierda.

Metió una especie de tira de cartulina dentro, la sacó y sacudió un poco para que se secase y acto seguido la olió. Pero de repente hizo una mueca con su cara que no reflejaba una fragancia dulce e intensa, sino repugnante y vomitiva. Yo me asusté y pegué un blinco:

-¿Tan horrible es?

Entonces Edmund estalló a carcajadas y me dio la tirita para que la oliera yo... ¡¡Olía genial!! Uno de los olores más agradables que había olido en toda mi vida. ¡¡Y lo había creado yo!!

-Si lo patentas podrías sacar mucha pasta -contestó Edd al ver que estaba satisfecha con el resultado.

-¡Pues no es mala idea! No lo descarto en un futuro... ¡¡Pero ahora quiero saber más!! ¿Cuál es la siguiente lección?

[To be continued...]


¡Hola, mis Utópicos! ¿Qué os ha parecido esta continuación de la historia creada a partir de las dos últimas entradas? Si os parece interesante la historia igual la publico poco a poco en Wattpad :) ¡Contadme!
Y, sobre todo, ¡que tengáis un feliz comienzo de semana!
¡Besos!


5 nov. 2015

El secreto de Wizland

Era un día normal en clase, como otro cualquiera. La facultad de Biología y Ciencias del mar tan atestada de gente como siempre y, sin embargo, yo sintiéndome tan sola a la vez. La única persona con la que me comunicaba era mi amiga, Mandy. Nos conocemos desde los tres años cuando coincidimos en la escuela de preescolar, desde entonces la vida no nos ha querido separar e incluso ha querido que estudiemos carreras con asignaturas comunes, yo biología y ella biología marina.
Fue en una de esas clases en que nos sentábamos juntas que el profesor de Biofísica me llamó la atención por enésima vez mientras hacía los ejercicios que había mandado:

- ¡Señorita Elisabeth Soul! Como vuelva a hacer alguna cosa rara -haciendo énfasis en la palabra "rara"- saldrá de mi clase inmediatamente.
- ¡Pero si yo no he hecho nada!
- La alarma ha saltado en mi monitor, señorita Soul -contestó inmediatamente sin levantar la vista de su ordenador y fingiendo que escribía en él-, lo cual quiere decir que se ha usado la magia en esta clase.
- Pero hay tres personas más en esta clase que hacen magia, ¿por qué he tenido que ser yo?
- ¡Por sus antecedentes, señorita Soul! -esta vez no solo levantó la vista del minitor, sinio que también se levantó de la silla-. Lo sabe de sobra.
- Si alguna vez hice magia en la escuela fue de pequeña sin darme cuenta y usted ni me conocía.
- Pero conozco a su familia, señorita Soul y eso es suficiente para presuponer que usted también siente el mismo desdén hacia los comportamientos normales y que tiene cierta inclinación a usar la magia para todo.
- ¡Eso no es justo! Se está basando en puras especulaciones sin ninguna lógica, ¡yo no soy mi familia!
- Usted es idéntica a su tía y todo el mundo lo sabe, yo especialmente, pues fui con su ella a clase en el instituto, y usted es igualita a su tía.
- Yo a penas tenía cinco años cuando mi tía murió y desde entonces mis padres prohibieron la magia en casa, ¡ni si quiera sé usarla correctamente! Es imposible que yo haya hecho magia en clase... Además, ¿para qué? No me hace falta la magia para sacar buenas notas.
- ¿Eso cree? Medio punto menos en su evaluación final -se volvió a sentar tan pancho.
- ¡Eso no es justo!
- Y como vuelva a replicarme será un punto menos -desde entonces hasta el final de la clase no levantó la vista del ordenador.

Ya estaba harta de discutir y que mis réplicas le entraran al Sr. Munt por un oído y le salieran por el otro. De manera que decidí dejar de insistir, aunque seguía manteniendo que yo no había usado la magia en clase.

Al salir del aula le dije a Mandy que no sabía por qué el profesor Munt la tenía tomada conmigo cuando una voz que venía justo detrás de nosotras dijo:

- Perdona a mi tío, no es nada personal. Es solo que de joven se enamoró de tu tía, esta le rechazó y bueno... supongo que tú le recordarás a ella y a aquella humillación. Pero no te preocupes, estoy seguro de que no te bajará la nota por eso.
- ¿El señor Munt enamorado de mi tía Claire? Eso sí que no me lo hubiera imaginado nunca... ¡Eh! Un momento, ¿acabas de decir que el profesor Munt es tu tío?
- Así es, por parte de padre.
- Pero, tú también eres mago, ¿no?
- Sí, en mi familia solo mi abuelo y yo lo somos.
- No habrás sido tú el que ha utilizado magia en clase, ¿verdad?
- No, al igual que tú, no la necesito para sacarme la carrera.
- Entonces, si sabes que yo no he sido... ¿por qué no se lo has dicho a tu tío? A ti te hubiera hecho caso y nos hubiéramos ahorrado ese numerito que hemos montado.
- Créeme, cuando mi tío se obceca con algo nada de lo que nadie diga le hará cambiar de opinión. Lo mismo le pasó con tu tía... Estuvo enamorado de ella hasta... bueno, ya sabes, el accidente. De hecho, puede que aún lo esté y por eso sea más exigente contigo.
- Exigente no es la palabra que yo usaría... siempre intenta hacerme la vida imposible.
- Bueno, ya se le pasará. ¿Y tú qué? ¿Deseando volver a la escuela de magia?
- ¿La qué?
- La escuela Wizland. Espera... ¿No vas a Wizland?
- No. Ni si quiera sé de qué me estás hablando.
- ¡Claro! Por eso nunca te he visto por allí...
- Oye, eres un chico muy raro.
- Soy mago, es lo que hay. Pero, ¿de verdad que ni si quiera sabes lo que es?
- En mi vida había escuchado ese nombre.
- Wizland es una escuela de verano para brujas y magos. Se entra en ella al cumplir los doce años, al igual que el instituto y, como en este, cuatro años son obligatorios para adquirir los conocimientos básicos. A partir de entonces cada bruja y mago es libre para decidir si quiere seguir formándose en las artes mágicas o conformarse con lo básico. Tu madre solo se quedó esos cuatro años, pero tu tía tengo entendido que hasta se sacó dos carreras y llegó a ser profesora suplente varios meses de.., bueno, ya te lo imaginas, pociones -Edmunt, al ver la cara de pasmada que estaba poniendo, entendió-: ¿De verdad nunca te han hablado de Wizland?
- No... Ni sabía que existía y mucho menos que mi madre y mi tía habían estudiado allí. Por cierto, ¿cómo puedes saber todo eso?
- Por los anuarios del colegio. En las horas muertas entre clase y clase a veces voy a la biblioteca y me entretengo viendo viejos anuarios. La historia de tu familia la verdad es que es fascinante. Pero, claro, entiendo que después del accidente de tu tía tus padres hayan preferido mantenerte alejada de todo eso. Tendrán miedo de que te pase lo mismo...
- Vuelvo a repetirlo -contesté despacio y tajantemente-: Yo no soy mi tía.

No podía escuchar todo lo que Edd estaba diciendo. ¡Él conocía mi familia mejor que yo! Salí corriendo dejando a Mandy atrás y fui a sentarme en un lugar del campus donde no había nadie. Necesitaba estar sola, pensar en todo lo que acababa de descubrir... o quizá no pensar en nada.

Foto: María Calatayud L.
Modelo: Utopía - Ana Calatayud L.

¡Hola, mis Utópicos! ¿Qué tal va la mita de semana?
Veréis, no sé exactamente cómo ha surgido esta historia, pero es que entre que por fin me estoy leyendo los libros de Harry Potter (voy por el tercero en mes y poco, ¡para mí es todo un récord!) y que en la entrada anterior (pincha para acceder a ella) varias personas me dijeron que ese comienzo parecía de un libro, pues mi cabecita se ha puesto a delirar otra vez y ha surgido esta continuación. ¿Os ha gustado? ¿Creéis que merece ser continuada esta historia? Porque si es así igual me lanzo a escribir la historia en Wattpad... pero antes me gustaría tener vuestra opinión jaja claro está, que luego yo haré lo que más me apetezca o más conveniente vea, pero me encanta saber cuáles son vuestras impresiones. Y, aunque no lo parezca, tal como lo tengo montado en mi cabeza, esta historia que acabáis de leer que está ambientada en la época actual tendrá mucho que ver con la pasada mini-historia que era más medieval jaja de modo que si os ha gustado esta, puede que dentro de poco descubráis qué tienen en común ;) ¡Así que no dejéis de decir qué os ha parecido!

Y por hoy yo me despido dándoos las GRACIAS porque ya somos casi 500 seguidores en el blog!! Me emosiono :')
¡Un abrazo a tod@s y a acabar con energía lo que queda de semana!

Pd: Si aún no has visto mi último vídeo de Youtube puedes hacerlo aquí.